Jose y Carla — Bienvenidas y Despedidas

Jose Chirino

Eso fue muy duro porque aparte de partir, yo tengo una hija, en ese entonces, tenía 14 años. Separarme de mi hija fue lo cosa más dura que he vivido.

Llegué en el año 1992, exactamente el Jueves Santo, lo recuerdo porque al día siguiente, yo me fui que trabajar, y era Viernes Santo…

En Honduras, nunca se ha trabajado ese día. Nunca lo había trabajado, pero aquí, sintiendo la necesidad de tener un centavo o unas monedas en la bolsa, pues opté por ir a trabajar el Viernes Santo, Sábado y Domingo.

¿Por qué los Estados Unidos? Número uno es que aquí ya tenía un 60% de mi familia, la opción más breve que tenia era llegar a los Estados Unidos.

Mi día más feliz en este país fue cuando conocí a mi esposa. La conocí en 1993, un año después que llegue. Fue una cosa muy linda, Gracias a Dios tenemos ya 25 años de estar con ella, y creo que esa es la Felicidad más grande que he tenido

Carla González

Fue muy duro decirle adiós a todo el mundo, más a mi mamá porque nunca la volví a ver ni hablar con ella. Después de 25 años, volví a Honduras a enterrarla.

Hace veinte años, casi, mi hijo nacio. Todo cambió, fue diferente. Antes de él nacer, teníamos siempre volver a Honduras, pero una vez que nació todo cambió: Nos quedamos… y seguimos acá, y tratamos de seguir luchando a ver qué logramos.

El [mi hijo] está preparándose para una carrera en Ingeniería Aeroespacial.

Yo me siento bien de estar en este país, a pesar de las circunstancias de la vida, pero me siento bien. Estoy como realizada, hemos logrado mucho y tenemos una familia hermosa!

Regresar a otras Historias del Sueño Americano
#HistoriasDelSueñoAmericano