Rosa Lopez - Sueños Cumplidos

Rosa Lopez - Sueños Cumplidos

En mis tiempos, era tan difícil poder tener una muñeca que jugábamos con los pedazos de madera.  Mi papá nos hacía como muñecas de madera y esos eran los juguetes que nosotros teníamos. A mis hermanos le hacían como carritos de madera y le hacían las llantitas así de madera y luego mi hermano le ponía un lacito corriendo contra el carrito tras ellos iba yo jugando con ellos.

El último día que fue muy muy triste porque usted piensa que ya es la última noche que va a estar reunido con su familia, que después de esa noche ya no volverá a ser lo mismo, porque usted es atrás toda su familia, especialmente, mi hija, mis padres, que era lo que más le duele a uno. No fue fácil pero tampoco imposible y acá estamos.  

Yo siempre casi desde que escuchaba comentarios si algún día me voy para Estados Unidos y así fue… aquí empezó a decir mi primo aquí dice “Aquí te tienes que madrugar, si puedes, vas a tomar café y si no puedes, no vas a tomar café ahí ya me fue cambiando la mente. ¡Uyy! entonces no era tan bonito como me lo decían.  Eso fue el primer día , pero yo después fui viendo y viendo, más cuando empecé agarra el dinerito, pues ya me gusto.  

Pues ahora igualmente, estoy acá en el negocio tratando de sacarlo adelante, igual tengo mis casitas también para limpiarlas con los días que no vengo aquí… estoy trabajando en mis casas. Ese es otro sueño que yo tenía cuando estaba en mi país era algo, que yo siempre quería tener algo, que yo dijera yo es mío verdad.

Creo que he encontrado totalmente lo mejor en este país, una por lo económico, uno puede ayudar a sus padres, sacar adelante a la familia, porque uno es el sustento de ellos.

Regresar a otras Historias del Sueño Americano
#HistoriasDelSueñoAmericano